Anexo 1: Términos que te serán muy útiles

Si eres nuevo con esto de las páginas web, me gustaría ponerte en contexto sobre todos los elementos con los que te enfrentarás a lo largo de este curso.

Tal vez ya hayas escuchado algunos términos como hosting, dominio, servidores, etc. Vamos a ver en qué consiste cada uno.

Hosting tradicional

Cuando en 1996 entré por primera vez a una página web, escuché un concepto que me pareció súper futurista: el Ciberespacio. Así que durante muchos años tuve la idea de que las páginas web y el Internet se encontraba en los satélites, volando por allá en una dimensión que no comprendía, pero que estaba allí.

Un poco tonto, lo sé. Luego, supe que una página web no era más que una serie de archivos que estaban guardados en una computadora, y que cuando yo veía una página web no estaba haciendo otra cosa que conectándome desde mi computadora a otra computadora a través de una red. Así de simple: la Web no es otra cosa que computadoras conectadas entre sí.

El punto es que las computadoras que guardan esos archivos se les llama "Servidores". Son computadores muy potentes, que se dedican a eso: a servir archivos a otras computadoras. El servidor por lo tanto debe estar siempre disponible, debe estar prendido. Estos servidores se encuentran en un lugar preparado para ello, llamado "Data Center" que suele verse así.

Así que cuando tú tienes una página web vas a necesitar de una computadora de estas. Ese servicio se llama "Hosting". Así que el servicio de hosting es prestado por empresas que son dueñas de servidores y que te alquilan un espacio para que pongas ahí tus archivos.

Servidor dedicado

Así que ya sabes que necesitas de un servidor para alojar tu sitio web. Las empresas de hosting te pueden ofrecer todo un servidor para ti. Esto significa que tú serás el único inquilino en ese gran edificio. Toda la piscina será para ti, podrás disfrutar de la terraza y el ascensor no subirá ni bajará a nadie más que a ti. Suena bien... pero ese lujo... ¡cuesta!

Un servidor dedicado vale mucho dinero: 200, 300, 600 dólares mensuales... ¡no te asustes! Eso vale... dependiendo de cuánta memoria tenga, dependiendo del procesador, y toda una serie de características.

¿Deberías tener un servidor dedicado? No lo creo. Esto está pensado para empresas grandes, para revendedores de hosting, pero tú como yo, no lo necesitamos.

Servidor compartido

Así que la solución, como te imaginarás, es compartir el servidor. Este es el más común de los servicios, el que encontrarás por montones a precios mucho más asequibles. Podrás conseguir servidores compartidos incluso gratuitos (pero ojo con esos), y de precios muy baratos: 3, 5 10 20 dólares al mes. Esto suena mejor ¿no?

Cada uno de estos planes de servidor compartido tiene un precio diferente, según las características de espacio, transferencia de datos, número de sitios que puedes instalar, etc.

¿Esta es la opción que te recomiendo? ¡No! Esta fue la que yo usé por cerca de 17 años, y que a estas alturas la veo obsoleta. Es muy probable que esta sea la que tú tengas actualmente. Pero no me adelantaré a la solución, sigamos empapándonos un poco de estos términos técnicos.

VPS

Los VPS o Servidores Virtuales Privados, son un híbrido entre los dos servicios anteriores. Es un servidor en el que aparentemente tú estás solo en el servidor, pero que en realidad estás compartiendo los recursos de la máquina con otros colegas. Es como tener un edificio separado por bloques en los que tú eres el director de un pedacito. Pero al final da casi igual porque el día que tengan que lavar los tanques del agua, te cortarán el agua a ti y también a tu vecino.

Yo creo que con la siguiente gráfica te quedará mucho más clara la diferencia entre un servidor compartido (edificio de apartamentos), un servidor VPS (casas gemelas) y un servidor dedicado (mansión entera para ti):

El VPS es una solución que si bien te da la ventaja de ser más económica que un servidor dedicado, que te permite tener acceso a la raíz del servidor, tiene algunas desventajas como es el hecho de que debes tener un conocimiento más técnico del asunto. Así que esta es otra solución que no te recomiendo... ¿Por qué? Lee el siguiente título.

CloudHosting: el futuro hoy

¡Upa! A ver, esto suena otra vez como el "Ciberespacio". El CloudHosting es un concepto reciente. Se trata de un "ente" llamado "la nube", que está soportado de miles de servidores. Es como una gran comunidad soportando un servicio. El punto aquí es que cuando tú contratas un servidor en la nube, NO estás contratando un servidor físico... no no no...

Estás contratando un servidor... ¡en la nube! Esto quiere decir que tú seleccionas las características de ese servidor (memoria de ram, procesamiento, disco duro, almacenaje, etc) y "la nube" te crea esas condiciones. Si luego necesitas aumentar por ejemplo la RAM, la nube te la aumentará, sin tener que instalar hardware, porque lo que hace es tomar el recurso de esa serie de servidores que componen la nube.

Es un concepto extraordinario que genera una serie de ventajas sobre el sistema tradicional de hosting. Una de ellas: la eficiencia. También el precio (es más económico)... Y te podría seguir nombrando muchos beneficios más. Solo por ahora quédate con esto: olvídate del hosting tradicional y entra ya y sin miedo al mundo del CloudHosting. Como verás, esa es la clave para tener un sitio altamente eficiente, rápido y furioso.

Direcciones IP

Cada servidor en el mundo, conectado a la Internet, tiene asignado un número único e irrepetible. Ese número es la famosísima Dirección IP, que en español significa "Protocolo de Internet". Una IP se suele escribir de esta forma:

206.189.25.93

Son números separados por puntos. Esa IP anterior es el número que tiene asignado mi servidor. Así que si tú escribieras esta IP en tu navegador... ¡llegarías a mi sitio web!

¿Por qué? Porque ese es un servidor con una IP solo para mí.

Si tú tienes un servicio de hosting basado en el "Servidor compartido", esa IP la compartirías con docenas de sitios web. Así que es como compartir el mismo casillero de correo entre una cantidad enorme de vecinos.

Y ahí viene un problema del que poco se habla: los "malos vecinos". Imagínate que en ese edificio donde vives (ese servidor compartido), tienes algunos vecinos de dudosa reputación. Tal vez tendrás a algún ladrón, a otro que es un mafiosito y otro, digamos que es... bueno, sí, un fotógrafo. <guiño>


Tú no sabías que estabas conviviendo con esos personajes. Probablemente te traerían muchos problemas ¿verdad? Pues eso mismo te puede pasar si tienes un servidor compartido: no sabes en qué barrio te has metido. Podrías tener sitios web pornográficos, algunos sitios web fraudulentos, alterados... en fin, un entorno NO sano.

¿Y esto te afectaría? Obviamente. Por ejemplo, podría causar que en ciertos momentos del día, el servidor no esté funcionando del todo bien, que se sienta un poco retrasado, lento. ¿Por qué? Porque uno de esos "vecinos", una de esas páginas se está consumiendo todos los recursos. Y tú ni te das por enterado. Peor aún: imagínate que estas "malas compañías" podrían afectar tu reputación ante los motores de búsqueda. Mmmm, eso se pone feo ¿no?

¿Quieres saber cómo estás de "vecinos"? Existe una herramienta llamada IP Neighbours. Es tan simple como que metas la URL de tu página y descubras tus vecinos.

Hazlo ahora y regresa...

—— (Cinco minutos después...)

¿Sorprendido? Cuéntame en los comentarios si tuviste algún vecino rarito o no... ¡Me encantará escucharte!

Dominio

Qué aburrido sería Internet si para acceder a los sitios web, lo hiciéramos solo con las IP. No nos acordaríamos jamás de esos números. ¡Puedo apostarte a que no te sabes el número de teléfono celular de tu mamá! ¿O sí?

Lo más probable es que no te sepas ni siquiera el teléfono de tu pareja. Mucho menos te vas a acordar de las direcciones IP.

¿Solución? Los dominios web.

Son las direcciones fáciles de leer. Las que vas a recordar de memoria: facebook.com, google.com, twitter.com... ¡Pero dale con el punto com! ¿Qué es el "punto com"? Es el denominado "Dominio de primer nivel" o lo que se conoce más comúnmente como las extensiones. En términos más técnicos los encontrarás como TLD (Top Level Domain).


Cuando esto del Internet empezó, eran muy pocas las extensiones que existían: .com, para empresas comerciales, .org para instituciones sin ánimo de lucro, .net para empresas relacionadas con Internet, .edu para universidades y centros educativos, .gov para el gobierno...

Pero con el tiempo, fueron apareciendo más dominios de primer nivel. De hecho, hoy en día es tan, tan abierto, que podrás encontrar dominios de primer nivel como .photo, .camera, .guru, .loquesea!!!!!

Pero el punto com, es el rey, porque hay tantos, que tiene un poder de recordación bestial, por encima de otros. Esa será siempre tu primera opción. Pero ya ves que existen otras, así que ya ves este dominio de la escuela... tvo.plus

El subdominio es la parte que está antes del nombre de dominio, separada por un punto. El más común de los subdominios siempre será www. ¡El famosísimo triple doble u!

A propósito, una práctica altamente recomendada es unificar el criterio del subdominio. Defínete ya: o usas www o no lo usas. Quiero decir, estaría muy mal si tu sitio puedes navegar tu sitio con www y sin www como dos direcciones independientes. A ver me explico. Supón que entras a

www.mariocarvajal.com

y navegas perfectamente. Pero que si entras a

mariocarvajal.com

también podrás seguir navegando con las direcciones sin www.

Esto está muy mal porque están conviviendo dos direcciones con el mismo contenido. Un error típico que puede costar en el posicionamiento de un sitio web, porque de cara a motores de búsqueda tendrías dos sitios web con el mismo contenido. A esto se le denomina "contenido duplicado" y es un "delito grave", que penalizan los motores de búsqueda.

¿Y cómo lo vamos a solucionar? De eso ya nos ocuparemos, lo bueno es que cuando instalas WordPress, defines la dirección con www o sin www y WordPress se encargará del resto. ¡Tú... tranquilo! Solo que quiero que seas muy consciente de esto

¿Es mejor tener www o dejarlo sin www? Eso da igual, tú decides cómo te gusta más.

Muy bien, pues además del www, tú podrás utilizar el subdominio que te apetezca. ¡Aprovéchalo! Por ejemplo, en mi caso, suelo usar el subdominio fotos.mariocarvajal.com para las fotos 360 que tengo subidas a Amazon. ¿Y cómo se suben tours virtuales a Amazon? Chico, de esto hay un video estupendo en mi canal de YouTube, ¡suscríbete!

Pero además, lo suelo utilizar, por ejemplo, con algunos clientes a quienes les monto un WordPress totalmente independiente, para subir las fotografías de algún shooting, para selección. Te parecerá exagerado, pero cuando veas lo fácil que es hacerlo, entenderás por qué en 2 minutos instalo un nuevo WordPress, en otros 2 minutos le pongo el subdominio y en menos de una hora tengo montada una presentación que deja con la boca abierta al cliente. ¿Quieres mirarlo? Bueno, aquí te dejo un ejemplo con un cliente colombiano, una operadora turística llamada "Oxo Hotel", dueña de la franquicia de más de 20 hoteles...

Utilicé un subdominio para la entrega del trabajo... Mira: oxo.mariocarvajal.com

¿Te emociona saber cómo hacerlo? Bueno, sigamos y en el módulo de DOMINIOS lo aprenderás facilito.

Protocolo

¡Qué pesado te pones, Mario! Nada de eso. Todo esto tiene una aplicación práctica en algo que te conviene: posicionamiento, así que aunque parezca muy técnico es algo que TIENES que aprender. Pero es que además, es fácil. Mira, un protocolo de comunicaciones es un sistema de reglas que permite que dos computadores se conecten entre sí.

Existen muchos protocolos. Tal vez te suene uno muy famoso: HTTP. ¡A que ya lo habías escuchado! Y te diré otro: FTP ¿te suena? Y a ver este otro SMTP ¿algo de esto escuchaste alguna vez?

El HTTP es el protocolo de hipertexto (Hyper Text Transfer Protocol), que es la base de la web. Todas las direcciones de las páginas web empiezan con ese protocolo... O con otro aún mejor: HTTPS. ¡Caramba! Esto sí que es importante que lo diferencies, porque la "s" del HTTPS significa "seguro". Tu sitio TIENE que tener este protocolo. Pero tranquilo, que luego te explicaré cómo obtener el https.


Tal vez habías escuchado del FTP. Este es el File Transfer Protocol (Protocolo de Transferencia de Datos) y sirve para que conectes tu computadora al servidor para descargar o subir archivos, para transferir archivos. También te enseñaré a hacer esto técnicamente.

Y el otro que te decía, el SMPT tal vez lo escuchaste cuando estabas configurando el correo electrónico. Sirve para eso, Protocolo para Transferencia Simple de Correo.

Anatomía de una URL

La URL, otro término que escucharás en todo este curso, significa Localizador Uniforme de Recursos (Uniform Resource Locator). Este concepto es súper importante y lo necesitarás cuando entiendas cómo configurar las url de tu WordPress para gestionar el posicionamiento web de tus contenidos:

Siempre empezará con el protocolo (en este caso http ó https), muy importante que sea "seguro" ¿eh? Luego el subdominio, que podrás manejar a tu gusto. Ya verás cómo te enseño a crear cualquier tipo de subdominio, recurso que será muy útil en la organización de tu página, y nada difícil de usar. Por otro lado el dominio, compuesto por el nombre y la extensión. Luego, gracias a las barras diagonales, tendrás el recurso de las "carpetas". ¡Claro! Porque tu servidor tendrá carpetas. Y también subcarpetas si quisieras. Y al final, tendrás el nombre del archivo, con su extensión.

Habrás escuchado del famoso "index.html". Bueno, ese es el archivo que de forma predeterminada un servidor tomará como archivo principal. Esto quiere decir, que al ser el archivo predeterminado, tiene una ventaja: no tendrás necesidad de escribirlo. Por lo tanto, esta dirección:

http://fotos.mariocarvajal.com/argentina/index.html

Será igual a esta:

http://fotos.mariocarvajal.com/argentina/

Porque no es necesario especificar el nombre del archivo. Ya sabes... es "index.html" el chico más popular del barrio :)

_____

Espero que esta introducción no te haya asustado. Al contrario, lo que pretendo es que ahora sí, de una vez por todas, entiendas todo ese mundo aparentemente tan complejo, pero que como verás no lo es tanto. Solo que no te lo habían contado así. Quiero que sigas con una lección que te develará el gran secreto, responsable del 70% de la velocidad de tu nuevo sitio web. ¡Adelante!

Preguntas

92 preguntas